miércoles, 20 de septiembre de 2017

LA SENTENCIA DEL JUICIO OPERATIVO INDEPENDENCIA

COMUNICADO DE PRENSA

Los organismos de DDHH de Tucumán, los familiares de detenidos desaparecidos y víctimas testigos que fueron parte de la Megacausa Operativo Independencia, nos dirigimos a la ciudadanía democrática de nuestro país para hacer pública nuestra perspectiva ante la reciente sentencia en este juicio:

1) Se llega a esta sentencia tras 42 años de lucha y exigencia de justicia por lo que sostenemos como un logro de esos años, que en la histórica resolución se haya reconocido que los delitos cometidos por las fuerzas militares y de seguridad durante el Operativo Independencia, decretado en 1975 por la entonces presidenta Estela Martínez de Perón, son crímenes de lesa humanidad. Así lo confirman las condenas a prisión perpetua de Roberto “El tuerto” Albornoz , Luis Armando De Cándido, Ricardo O. Sánchez, Miguel A. Moreno, Jorge Omar Lazarte y Enrique J. Del Pino.
El veredicto deja atrás las especulaciones sobre si durante la vigencia de un gobierno civil elegido democráticamente, el accionar criminal de las fuerzas militares y policiales, y sus cómplices civiles, podía ser juzgado bajo los mismos parámetros que los hechos producidos en la dictadura del Proceso de Reorganización Nacional o si se trataba de delitos comunes. Las condenas a prisión perpetua ya destacadas cierra este debate, e implica que el plan de violaciones sistemáticas a los DDHH en Tucumán comenzó en 1975 y en este sentido, ahora, por fin ha llegado parte de la reparación histórica.

2) Sin embargo, si bien las calificaciones de los delitos en esta sentencia constituyen la reivindicación de la verdad histórica, consideramos que las absoluciones de los imputados Ramon C. Jodar, Jose Luis del V. Figueroa, Jose E. Cuesta, Francisco C. Orce, Alberto A. Svendsen, Jose R. Abba y Omar E. Parada, no se condicen con los hechos y pruebas aportados durante más de un año y medio de debate. También resulta contradictorio que para los delitos más graves que haya conocido la humanidad, la pena impuesta en dos casos (Castelli y Capitán) sea irrisoria y mucho menor a la aplicada al personal policial subalterno, usando para ello este Tribunal una vez, la declaración de inconstitucionalidad de la prisión perpetua.
Repudiamos la absolución de Omar Edgardo Parada, el militar con el rango más alto, que estuvo al mando del Centro Clandestino de Detención que funcionó en la base militar de Santa Lucia, y por ello principal responsable de los delitos sufridos por los habitantes de esa localidad.

3) Ningún tribunal del país que haya juzgado delitos de lesa humanidad utilizó con anterioridad al denominado “error de prohibición” para absolver a imputados por estos graves crímenes puesto que ello implica entender que quienes allanaron ilegalmente moradas y detuvieron ilegalmente personas (es decir secuestraron) no sabían que sus conductas eran ilícitas, ya que siguieron las órdenes de sus superiores. Ello implica abrir la puerta nuevamente a la excusa de la obediencia debida. Esto resulta además increíble en casos de imputados como Ramón Jodar, quien ya tiene una condena anterior por estos delitos y fue sindicado por diversas personas como autor de secuestros en Tafí Viejo.

4) Otro recurso inusitado que utilizó el voto de la mayoría del Tribunal Oral Federal de Tucumán es la exclusión de la pena accesoria de degradación militar de Pedro Adolfo López, al considerar atenuante la participación posterior del imputado en la Guerra de Malvinas. Muchos de los imputados en estos juicios participaron luego de la guerra de Malvinas, es el caso de Astiz o Mario Benjamin Menéndez, ello no quita la gravedad de los delitos que cometieron antes, en el marco de un ataque generalizado y sistemático de la población civil. Antes de ir a Malvinas López atentó física y emocionalmente, contra un conjunto de argentinos secuestrados y torturados y eventualmente desaparecidos… no existe ningún heroísmo en ese accionar..


Porque no reconocemos como definitiva esta sentencia y ante la libertad de estos acusados, desde ya, manifestamos que es responsabilidad del Estado garantizar la seguridad de los testigos
Las características de la sentencia de la causa Operativo Independencia nos obliga a seguir exigiendo y luchando por Justicia.

Sabemos que lo imposible solo tarda un poco más, y lucharemos para conseguirlo.

POR TODO ESTO DECIMOS:


-30.000 COMPAÑERXS DETENIDXS DESAPARECIDXS, PRESENTES!!!
-NO AL 2X1 PARA LOS ASESINOS, TORTURADORES, DESAPARECEDORES EN NUESTRA ARGENTINA.
-HACEMOS RESPONSABLE AL ESTADO ARGENTINO POR LA SEGURIDAD DE LOS TESTIGOS VÍCTIMAS DE ESTE JUICIO.
Ph Elena Nicolay
§


H.I.J.O.S., Tucumán, Asociación Madres de Plaza de Mayo filial Tucumán, APDH, FADETUC, Fundación Memorias e Identidades del Tucumán, Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Comisión por los Derechos Humanos de Tafí Viejo, Asociación de Ex Presos Políticos de Tucumán, Secretaria de DDHH de CTA, Tucumán, Agrupación de EX PP Héroes de Trelew de Tucumán

lunes, 18 de septiembre de 2017

Los Fuegos del Operativo Independencia

Por Tina Gardella para El Diario del Juicio
Ph Carlos Rizo
El Juicio del Operativo Independencia fue y es mucho más que una sentencia. No porque la sentencia no haya cubierto las expectativas sobre la justicia en su función reparadora. Ni tan siquiera para consolar –si cabe un término de tan poca sustancia- a las víctimas que tendrán que cruzarse y mirarse y medirse con quien los secuestró y torturó.

Es que en el proceso de construcción de memoria, historia y justicia de nuestras comunidades, el Juicio del Operativo Independencia interpela a lo político para preguntar un “cómo seguimos ahora” desde un lugar en que ya se conoció lo que hicieron y como lo hicieron. Tuvieron que salir de sus madrigueras. No hay vuelta atrás.
Como es mucho más que una sentencia, pensamos que, con el permiso de Galeano, el Juicio por el Operativo Independencia fue un “mar de fueguitos”. De fuegos grandes, chicos, coloridos, serenos, locos, también los bobos y más aún: hubo fuegos perversos…y ahora  la sentencia, nos dio fuegos opacos y deslucidos.
Pero desde el Diario del Juicio siempre nos interesaron los fuegos ardientes, los que se encienden y alumbran, los que se encienden e iluminan, los que se encienden y entusiasman.
Junto a la Agrupación H.I.J.O.S. Tucumán, el Colectivo de Comunicación Popular La Palta y periodistas comprometidos con los DD.HH., los estudiantes de Comunicación, Historia y Letras de la FFyL-UNT construimos el Diario del Juicio del Operativo Independencia.
Esa articulación, que comenzara con la Megacausa Jefatura II-Arsenales II y que siguió ininterrumpidamente con los Juicios sucesivos, estuvo entramada en el Operativo Independencia por los fuegos de Justicia, Verdad y Memoria. Como fuegos que se pueden mover en su orden, hubo que poner esta vez en primer lugar al fuego de la Justicia. Porque después de años de un Estado que escuchó y que permitió diversas formas de inscripción simbólica, nos encontramos ahora con la indiferencia, el cinismo y el avasallamiento de los recorridos colectivos, históricos y políticos del conjunto de la sociedad argentina  para tramitar ese dolor. Para este  fuego de la Justicia, la sentencia no la representa.
Durante el desarrollo del Juicio hubo principalmente fuegos reparadores; de quienes testimoniaron como testigos o testigos-víctimas y de todos y cada uno de los asistentes en el duro aprendizaje de desarrollar la capacidad social de la escucha. Los fueguitos reparadores nos iluminaron para saber y constatar en este Juicio, que para que el testimonio tenga sentido, siempre debe estar dirigido a quien pueda escucharlo. Los testimoniantes y sus testimonios y  los integrantes del Equipo de Acompañamiento dieron cabal muestra de construir un fuego reparador.
Hubo también fuegos identitarios; de los lugares y comunidades tucumanas casi nunca nombradas, de familias, apellidos y nombres, de trabajos y oficios, de profesiones, de formas de relacionarse, de hábitos culturales, de formas organizacionales sociales y políticas de una época…Pero sobre todo, los fueguitos identitarios nos advirtieron, por el número de video conferencias mediando los testimonios, de la gran cantidad de pobladores expulsados desde Tucumán hacia algún otro país,  y  sobre todo, del verdadero éxodo de tucumanos, aterrorizados, hacia  otras provincias del país. De este fueguito identitario nos nutrieron todas las tonadas, todos los decires, las rutinas y hábitos, las matrices culturales, las raíces ancestrales de nuestras comunidades del interior. Y el respeto a esas identidades que tuvieron siempre Fiscales y Querellantes.
Los fuegos vergonzantes también estuvieron presentes. No sólo por la constatación que tienen los testimoniantes de pertenecer a la misma familia humana a la que pertenecen los autores de delitos de lesa humanidad. Es que el ejercicio de la crueldad en todos sus aspectos y manifestaciones materiales y psicológicas puso una vez más en cuestión, la propia condición de humanidad de los imputados. Ni qué decir cuando se trataron los delitos sexuales; situaciones traumáticas para las que ni siquiera el lenguaje es garante de ese decir sufriente.
Los fuegos del conocimiento popular también nos enseñaron en este Juicio, que la Verdad histórica no se produce sólo en la universidad, que la Comunicación se constituye en tanto experiencias de los vínculos sociales que va construyendo, que sin Justicia es imposible cualquier restitución de lazos sociales y que la sabiduría oral es el reaseguro de los olvidados y los silenciados de este suelo. En pocas palabras: a ser más críticos y a sospechar de nuestros saberes.
Finalmente hemos tenido durante el desarrollo del Operativo Independencia, un fuego ardiente como ningún otro. De esos fueguitos que cuanto menos están materialmente, más alumbran e incendian entusiasmos. Con Natalia y desde Natalia, cada uno de los integrantes del Diario se constituyó  en sí mismo en voluntad de transformación. 
De esta articulación entre la condición singular de sus integrantes y el hecho colectivo de lo político, emergió un Diario del Juicio Operativo Independencia que en todas y cada una de sus notas se propuso, como se lo proponen quienes testimonian, que la muerte no sea la que diga la última palabra.
Ph Carlos Rizo

lunes, 4 de septiembre de 2017

#YoVoyALaSentencia



HIJOS Tucumán invita al festival #YoVoyalaSentencia, que organiza en conjunto con La Palta Comunicación Popular. Se realizará el 9 de septiembre, desde las 17, en el Piletón del Parque Avellaneda (Av. Mate de Luna y Paso de los Andes).
El objetivo es convocar a la sociedad a participar de la lectura de la sentencia de la megacausa Operativo Independencia, que tendrá lugar el 15 de septiembre.

Bandas, murgas y artistas independientes tocarán de forma libre y gratuita. Entre ellos se encuentran Ana Jeger, Flavio Viera, Giamba (Roberto Giambastiani), Tetra Blues, Papaya, Musicleta, Plazoleta, Clowns Los Sombrelelos y la murga Pechando el camión. Además se realizará una campaña fotográfica para todos los que quieran invitar a la sentencia. ¡Los esperamos!